Col·laboracions Cullera

Alejandro Malaspina
Alejandro  Malaspina
11/07/2019
Alejandro Malaspina o también Alessandro Malaspina fue una marino muy importante en su época, pero muy olvidado tanto él como su famosa expedición. Aunque no de la misma manera pero es un caso parecido al de Blas de Lezo, uno de los marinos más importantes de España (quizá hasta hoy el más grande), pero también olvidado, en su día ya le dediqué un articulo.

Italiano de nacimiento  (Mulazzo 5 Noviembre de 1754), era hijo del Marqués Carlo Morelo y de Caterina Meli; él y su familia vivieron en Palermo bajo la protección de su tío Giovani Fogliari que era el virrey de Sicilia. En 1773 ingresa en la orden de Malta y en el año 1774 ingresa en la Marina Real Española, recibiendo el grado de guardamarina  donde llegaría a través de los años al empleo de Brigadier.
En los años 1775 y 1776 participa en varias acciones armadas en el norte de África, sobre todo en auxilio de la ciudad de Melilla que estaba siendo asediada por piratas berberiscos. De 1777 a 1779 a bordo de la fragata Astrea participa en un viaje de ida y vuelta a Filipinas rodeando el cabo de buena esperanza. En el año 1780 toma parte en varias acciones militares contra los ingleses siendo ascendido a Teniente de Navío. En los años 1783 y 1784 efectúa un segundo viaja a Filipinas  a bordo de la fragata Nuestra Señora de la Asunción y como segundo comandante de la misma.
De 1786 a 1788 y como primer comandante de la fragata Astrea efectúa su tercer viaje a Filipinas comisionado por la Real Compañía de Filipinas  y con el objetivo conseguido de dar la vuelta al mundo.
Pero sin lugar a dudas su mayor merito fue organizar la expedición "Malaspina", también llamada expedición  "Malaspina - Bustamante".  Corría el año 1788, Malaspina era capitán de fragata y junto a otro capitán de fragata,  Jose de Bustamente y Guerra, estando en Cádiz, se propusieron llevar a cabo una gran expedición de la Marina Española de carácter político-científico-militar por todo (el aún)  vasto imperio español. Se trataba de visitar las colonias, ver sus necesidades, cartografiar las costas, incrementar el conocimiento en ciencias naturales (botánica, zoología geología) en los diversos territorios españoles y un largo etc.  La expedición era similar pero muy mejorada  respecto a las expediciones que en años anteriores habían efectuado el inglés James Cook y el francés Le Perouse.
El proyecto a través del ministro de Marina fue presentado al monarca Carlos III  y aprobado por éste dos meses antes de su fallecimiento, era la época de la Ilustración y Carlos III enamorado de las ciencias  y de la técnica  no se lo pensó dos veces.  La expedición la formaban las corbetas Atrevida y Descubierta diseñadas por Malaspina, así como bautizadas con estos nombres en honor a los navíos ingleses de James Cook, el Resolution y Discovery  (Atrevida y Descubierta).  Contó además con un importante presupuesto.
La expedición  parte de Cádiz el 30 de Julio de 1789, a bordo iban astrónomos, cartógrafos de la marina española (Juan Gutiérrez de la Concha o Felipe Bauzá)  naturalistas (Antonio Pineda), botánicos (Luis Née), dibujantes, pintores, cronistas oficiales. También expertos oficiales de la Marina Española como Cayetano Valdés,  Cosme Damian Churruca  y Dionisio Alcalá Galiano, estos dos últimos caídos en combate en la triste batalla de Trafalgar.
Después de haber estado fondeados unos días en las Islas Canarias parten hacia América del sur, bordeando sus costas hasta el Rio de la Plata y llegan a Montevideo el 20 de Septiembre de 1789. De allí siguen hasta las islas Malvinas doblando el Cabo de Hornos y pasando al Pacifico,  exploran las costa y recalan en las isla de Chiloé, Valparaiso, Santiago de Chile para llegar a Acapulco (México) en Abril de 1791.
En Acapulco reciben  la orden del Rey Carlos IV de encontrar el paso del noroeste que suponían  unía los océanos  Pacifico y Atlántico. Llegaron hasta Alaska pero no encontraron tal paso, entre otras cosas pensaban  que  no existía.  Convencidos de esto regresan a Acapulco  tras haber pasado por el puesto español de Nutka  (Vancouver)  y el de Monterrey  (California).
En Acapulco reciben la orden de cartografiar el estrecho de Juan de Fuca (al sur de Nutka), consigue dos navíos, la Sutil y la Mexicana y bajo el mando de dos de sus oficiales, Alcalá Galiano y Cayetano Valdés, dejan la expedición y se dirigen al estrecho de Juan de Fuca, cumpliendo la orden.
El resto de la expedición pone rumbo al Pacifico y tras atravesar las Islas Marshall  y las islas Marianas llegan a Manila en Marzo de 1792.  Desde Manila las dos corbetas ponen rumbo disitinto, la Descubierta explora las costas Filipinas y la Atrevida pone rumbo a Macao. En noviembre de 1792 re reúnen de nuevo ambas corbetas en Filipinas. Desde allí parten navegando a través de las islas Molucas y las islas Celebes  para dirigirse al sur de Nueva Zelanda donde llegan en Febrero de 1793  y cartografían el fiordo de Doubtful Sound.  Hacen escala  en Sidney  (Australia) y parten hacia  al puerto de El Callo (Perú) y desde allí,  pasando por el cabo de Hornos  fondean en las islas Malvinas.  En 1794  la corbeta Atrevida al mando del capitán Jose de Bustamante deja la expedición para dirigirse a comprobar los descubrimientos  de las Antillas del Sur y las islas de San Pedro, conocidas  hoy como Georgias del Sur.
Por su parte, la Descubierta  reconoció las coordenadas de las Islas Aurora y bordearon las islas Cormoran, así como otras islas.
Reunidas de nuevo  regresan a Cádiz el 21 Septiembre de 1794, dando por terminado el viaje.
La expedición  catalogó minerales, también de flora e investigaciones científicas y  compusieron un buen número de mapas.
Malaspina presentó su informe del viaje político científico alrededor del mundo,  (del 30 de Julio de 1789 al 21 de Septiembre de 1794);  una parte de este informe era confidencial con observaciones muy críticas  sobre la forma de actuar  políticamente en las colonias españolas. Malaspina  era partidario de conceder una amplia autonomía a las colonias españolas, tanto en América como las del Pacifico. Por este hecho  (y en  alguna otra parte encontramos que desengañado formó parte en una conspiración para derrocar a Godoy aunque no se sabe con exactitud) fue acusado por Manuel Godoy  de conspirar contra la Corona y con posterioridad, tras un juicio celebrado en Abril de 1796 fue  condenado a diez años de prisión en el castillo de San Antonio de la Coruña. Además Godoy ordenó el archivo definitivo  del informe de Malaspina. No obstante, no llegó a cumplir la condena entera  pues por presiones de Napoleón Bonaparte a instancias  de  Francesco Melzi  fué puesto en libertad y deportado a su ciudad natal a través de Génova asentándose definitivamente en  Pontremoli, a diez Km de Mulazzo, allí se involucró en la política local.  Malaspina falleció en Pontremoli en el año 1809 de un infarto de miocardio.
En cuanto a Jose de Bustamante, había nacido el 1 de Abril de  de 1759 en Ontaneda de Corvera (Castilla la Vieja), a los once años solicitó una plaza de guardamarina que le fue concedida, al poco tiempo ya era alférez de fragata.  Aparte de comandar la corbeta Atrevida, tuvo una brillante hoja de servicios, participó en varias acciones navales, como la batalla del Cabo de Santa Maria (frente al Algarve portugués) donde fue hundida la fragata Nuestra Señora de Las Mercedes  por los ingleses en un acto traicionero,  también participó en la batalla de Trafalgar. Fue Capitán General de Guatemala desde el año 1811 hasta 1818.  Falleció en Madrid en el año 1825.
Esta bella página de la historia de España  ha permanecido olvidada a lo largo del tiempo. Hasta bien entrado el siglo XX  no se ha sabido apreciar la magnitud de aquella empresa  cuyos objetivos eran superar  los logros científicos  que consiguieron antes los ingleses y los franceses, objetivos que fueron cumplidos totalmente, no obstante fue oscurecida por los viajes de Cook y Le Perouse y al olvido a la que se sometió en España.
Diversas instituciones españolas y en reconocimiento a la labor de Malaspina pusieron en marcha  en el año 2010 una expedición científica con su nombre, la expedición Malaspina. Durante los años 2010 y 2011  un proyecto de investigación  con el objeto de estudiar la biodiversidad en los océanos  y el cambio global.  Un buen número de científicos españoles  participan en esta expedición a bordo de los buques oceanográficos  Hespérides y Sarmiento de Gamboa.
Vicent Lluis LLopis