Col·laboracions Cullera

Hay que ver cómo cambian los tiempos
Hay que ver cómo cambian  los tiempos
18/09/2017
En la década de los años 60 y 70 quien quería ver películas de las llamadas series "S" o "X" o séase, porno blando o porno duro, tenía que cruzar la frontera y marcharse a Perpiñán (Francia) a verlas, recuerdo aquella famosa película -El último tango en Paris- con Marlon Brando y María Schneider en que había colas de españoles para verla, años después la veríamos en España y no era para tanto. Así pues, y tal como van las cosas, es posible que dentro de unos pocos años, los aficionados que quieran ver y disfrutar de la fiesta Nacional o el arte de los: Alejandro Talavante, El Juli, Morante de la Puebla, Enrique Ponce, Juan Jose Padilla, el Fandi, los Rivera Ordoñez y un largo etc, tendrán que desplazarse a Perpiñán, Nimes, Béziers, Montpellier o cualquiera de estas plazas para verlos. Como siempre, Francia nos lleva ventaja.

Por los medios de comunicación  (prensa y radio)  me enteré hace ya unos cuantos días,  de la  nueva normativa del gobierno autónomo de las  Islas Baleares para las corridas de toros o también llamada fiesta Nacional, esto  llevado a la práctica supone la desaparición de estos actos taurinos  en las Islas Baleares.  Anteriormente fue la comunidad autónoma de Cataluña la que eliminó las corridas de toros, pero, caso curioso  allí no se han  prohibido  los llamados "correbous" ,  que es lo que por aquí conocemos  más o menos como "bous al carrer"  en que también se tortura al toro, (véase “bous embolats”),  tampoco suelen acudir, aunque algunos hay,  los antitaurimos  a montar shows  como suelen hacerlo en Valencia y en otros lugares cada vez que hay una corrida de toros … Yo, para nada soy aficionado a la tauromaquia,  más bien, no me gusta, pero tampoco estoy en contra, después de todo (o como decimos en Valencia, “fins i tot”)  con no ir ya está y como además no me obligan, pues  mejor. No por ello dejo de reconocer que tiene su arte y su mérito.  Al coso taurino de la calle de Játiva en Valencia, solo recuerdo ir de muy niño acompañando a mi abuelo que si era aficionado, pero egoísmo mío, previo a la corrida nos íbamos a comer por algún restaurante de la zona en la que yo solía pedir mi plato predilecto, calamares a la romana. Si había algo que me gustaba era la música que los músicos tocaban, recuerdo que  en  aquellos años, para mí, era una  maravilla escuchar esa música aunque no entendía esa materia, se me quedo grabado el nombre de un torero que al parecer era muy bueno, mi abuelo siempre hablaba de él, llamado Carlos Arruza y era mexicano.  Al coso de la calle Játiva no volvería  hasta la década de los años 70 pero no a ver corridas de toros, sino a ver las veladas de Catch que en verano se hacían los viernes a las 11 de la noche  de las cuales yo era un aficionado,  ya lo comenté en  mi artículo que le dediqué al icono de este espectáculo y gran luchador Julián Pizarro en Noviembre del 2015 cuando falleció
Pero, volvamos a los toros,  que... ¿hay maltrato animal? no seré yo quien lo niegue, pero si hablamos de maltrato cuantos tipos de maltrato hay hoy en día,  pero si se maltrata hasta las personas  (ver la prensa diaria, siempre sale algo de este tema). Cuanta violencia hay en los campos de futbol, y eso ocurre todos los domingos,  y....el boxeo,  al ring suben dos a darse mamporrazos (por dinero)  a base de bien y la gente disfruta más cuando uno de los dos cae abatido, por KO  porque el otro le ha pegado mas, y los niños que son asesinados en el vientre de su madre y no pasa nada.  También existe el maltrato psicológico que se suele dar en   puestos  de trabajo de un superior a otro de rango inferior.
El maltrato animal es muy extenso, yo que he hecho muchos kilómetros por carretera he visto camiones cargados de cerdos o de ovejas y hay que ver en qué condiciones llevan a los pobres animales, hacinados, eso sí, por lo menos tienen ventilación, total para llevarlos al matadero  darles unas descargas eléctricas  y hacerlos sufrir hasta que mueran.  Y la caza de las focas, que las persiguen y las matan con golpes mediante palos a la cabeza para no estropear su piel y después  que las señoras distinguidas puedan lucir esos impresionantes  abrigos.  Y el tiro de pichón, no sé si se sigue practicando, pero recuerdo una vez aquí en Cullera en el campo de tiro en que allí estuve por casualidad vi el tiro de pichón, bastantes de estos animalitos caían  abatidos pero no muertos, y allí estaban, en el suelo, malheridos, sufriendo,  moviendo todavía sus alitas, nadie iba a darles el tiro de gracia.  Y las gallinas metidas en jaulas dentro de la granja sin moverse, cuya única misión es poner huevos y hasta de noche les ponen luz eléctrica para que no paren de poner huevos y cuando no sirven, al matadero para carne. Y los toros y las vacas criados en granja para carne, solo se preocupan de que  coman para que engorden lo máximo posible y sacarle el máximo rendimiento, la vida media de estos animales se sitúa en torno a los cuatro años.
El año pasado por estas fechas estuve visitando la finca del empresario ganadero Victorino Martin en Cáceres, donde se crían los famosos toros vitorinos. Yo, que como he comentado no soy aficionado al mundo de los toros, quedé gratamente impresionado en el recorrido que efectuamos por el interior de la finca en un vehículo adaptado pero  abierto para este menester, pude ver de cerca  estos preciosos animales criados en total libertad, habían algo más de 700 cabezas pastando a su libre albedrio, hubo momentos en que la distancia que me separaba de un toro era de un metro, pero no sentí miedo  viéndoles de esa manera  parecen muy pacíficos, solo dos mayorales subidos a caballo y portando  una especie de lanza larga controlaban el ganado y llevaban a los toros por donde querían,  según me dijeron, la vida media de los toros de lidia se sitúa en torno a los 6 años.
El toreo es arte, colorido, fiesta y ha ido vinculado al mundo de la cultura,  en el tema musical,  cuantas  partituras  ha inspirado esta fiesta a grandes compositores,  de pasada me acuerdo de pasodobles como España Cañi, el Gato Montés, Manolete  (dedicado este al mítico torero del mismo  nombre), Churumbeleria. Aqui, en Cullera tenemos  el magnífico   pasodoble  "Tercio de "Quites"  del compositor local Rafael Talens.  Y en cuanto a la literatura,  ahí tenemos la generación de poetas llamada del 27.  Con motivo de conmemorar  el trescientos aniversario del fallecimiento de Luis de Góngora y Argote se reúnen en la casa del gran torero sevillano Ignacio Sánchez Mejías  (Sevilla 6 de Junio de 1891 - Madrid 13 de Agosto de 1934) , él es su mecenas y padrino,  allí se encuentran  y  nace esta generación de poetas y escritores,  Jorge Guillen, Rafael Alberti, Pedro Salinas, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre, Manuel Altolaguirre, Juan Jose Domenchina, Emilio Prados, Federico García Lorca,  caso  curioso de este último tenía una buena amistad con José Antonio Primo de Rivera y Saenz de Heredia, pero no me extraña,  puesto que José Antonio acuñaba la siguiente frase ""desgraciados los pueblos que no tienen poetas"".
Ignacio Sánchez Mejías, cuñado de otro mítico torero, Joselito “El Gallo”, nace en Sevilla, hijo de una familia acomodada, su padre era médico de profesión, muy polifacético, amante de la literatura, llegó además, a ser presidente durante una temporada del Real Betis Balompié.  En la corrida de toros del 11 Agosto de 1934  en Manzanares (Ciudad Real)  sustituye al torero Domingo Ortega,  torea al toro llamado Granadino,  en uno de los lances sufre una cornada  en el muslo derecho, se niega a que sea atendido por un medico local que se ofrece y pide una ambulancia, esta tarda en llegar y cuando por fin llegan a Madrid ya es demasiado tarde, le pasó más o menos  como les pasaría años después  a  Manolete y a Paquirri, la falta de una atención  médica inmediata. Fallece en Madrid el 13 de Agosto de 1934, en Manzanares tiene un busto.
Sus amigos, los poetas, le dedican  grandes escritos de elogio, sobre todo Rafael Alberti, pero en especial Federico García Lorca quien escribe la elegía ""llanto por la muerte de un torero""  considerada la mejor desde  las coplas del poeta Jorge Manrique  tras el fallecimiento de su padre.
Un asociación  de aficionados y cronistas en una reunión sobre el año 2000  ó  2001 y mediante votación secreta  proclamaron quienes fueron los toreros más importantes del siglo XX,  Sin que el orden signifique prioridad, estos fueron nombrados,  Curro Romero , Santiago Martin “El Viti”,  José  Gómez (Joselito) , Domingo Ortega,  Manuel Rodríguez -Manolete- , Antonio Bienvenida,  Antonio Ordoñez,  Paco Camino , Juan Belmonte,  Pepe Luis Vázquez   (dato curioso de este último,  tuvo un sonado  romance con la Duquesa de Alba, Cayetana,  pero su padre lo cortó, no quería toreros en la familia.)
Y hete aquí el titulo de este articulo ,  -Cómo cambian los tiempos-  En la década de los años 60 y 70  quien quería ver películas de las llamadas series "S"  o  "X"  o séase, porno blando o porno duro, tenía que cruzar la frontera y marcharse a Perpiñán  (Francia)  a verlas,  recuerdo aquella famosa  película  -El último tango en Paris-  con  Marlon Brando y María Schneider  en  que había colas de españoles  para verla, años después la veríamos en  España y no era para tanto.
Así pues, y  tal como van las cosas, es posible que dentro de unos pocos años, los aficionados que quieran ver y disfrutar de  la fiesta Nacional o el  arte de los:  Alejandro Talavante, El Juli, Morante de la Puebla, Enrique Ponce, Juan Jose Padilla, el Fandi,   los Rivera Ordoñez y  un  largo etc, tendrán que desplazarse a Perpiñán, Nimes, Béziers, Montpellier o cualquiera de estas plazas para verlos. Como siempre, Francia nos lleva ventaja.
Vicent Lluis Llopis