Col·laboracions Cullera

Cuaresma
15/03/2015
La Cuaresma, es tiempo de renovación para la Iglesia, para las comunidades y para cada creyente, es un tiempo de preparación de la Pascua.

Cuaresma 
La Cuaresma, es tiempo de renovación para la Iglesia, para las comunidades y para cada creyente, es un tiempo de preparación de la Pascua. Originalmente, lo que caracterizaba este tiempo era la preparación inmediata de los que querían recibir el bautismo.
Este tiempo litúrgico tiene una duración de 40 días y simboliza la prueba de Jesús al permanecer durante 40 días en el desierto previos a su vida pública. Se empieza el Miércoles de Ceniza, donde leemos un fragmento del evangelio de Mateo (6, 1-8) en el que Jesús habla de las tres prácticas que concretarán el camino de la conversión: la limosna, la oración y el ayuno. Todo camino cuaresmal, culmina con los días santos de la muerte y la resurrección de Jesucristo donde nos unimos a Él para vivir el Triduo Pascual de su muerte (viernes), su sepultura (sábado) y su resurrección (el Domingo). Para los creyentes es un gran día, ya que celebramos que Cristo venció a la muerte. Es preciso morir para después vivir. Dios, autor de la vida, es un signo de esperanza y salvación, en medio de la oscuridad, en medio de un mundo deshumanizado que ha dado la espalda a Dios, ya que nos salvó de la esclavitud del pecado.
Este tiempo litúrgico se celebra en la iglesia católica, ortodoxia, anglicana, y buena parte de los protestantes (incluyendo algunos evangelistas). El sacerdote va con vestidura morada signo de actitud penitencial y las lecturas predomiantes son de conversión, pecado, penitencia, perdón, . . . . .
El Papa Francisco habla de la globalización de la indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios. Tener un corazón misericordioso no significa tener un corazón débil. Quien desea ser misericordioso necesita un corazón fuerte, firme, cerrado al tentador, pero abierto a Dios.
Rosa Fayos