Col·laboracions Cullera

La Leyenda del submarino alemán en la Bahía de Cullera
La Leyenda del submarino alemán en la Bahía de Cullera
15/08/2014
Me contaba un buen amigo mío, hace ya bastantes años, que la bahía de Cullera, concretamente lo que conocemos como el espigón del Hotel Sicania, sirvió de puerto/refugio de un submarino alemán durante la segunda guerra mundial.  Concretamente en las singladuras del navío y en los tiempos convenidos, solía acercarse allí, y desde una finca del termino de Cullera con una gran casa en su interior, mediante uno o dos camiones salían a avituallar al submarino, posiblemente se trataría de alimentos, medicinas, algo de combustible, correspondencia, etc,.

Algo de cierto hay en esta historia, puesto que la finca en cuestión existe todavía, tiene su nombre, y en los años 40 consta que era propiedad de un ciudadano alemán. Termino la guerra, el alemán vendió la finca y desapareció. Por otra parte, mi amigo me enseñó un bidón de combustible metálico de 25 lts del tipo militar que se encontró haciendo labores agrícolas en la mencionada finca, aunque algo corroído por el tiempo se apreciaba su buena calidad, llevaba troqueladas dos iniciales DW  (¿DEUSCHLAND WERMACHT?).
Años más tarde y en una de tantas ocasiones que he pasado por la población alicante de Calpe, me enteré que frente a su costa, fue hundido un submarino alemán durante la segunda guerra mundial.
Es un hecho que ocurrió la tarde el 28 de Marzo de 1943 que era domingo.  Alrededor de las 11 de la mañana, aviones Lockheed A-28 Sanson ingleses, con base en Gibraltar localizaron, hostigaron, persiguieron y finalmente sobre las 4 de la tard.  un avión logro acercarse lo suficiente para lanzar una carga de profundad que hundiría al submarino, pese al intenso fuego antiareo que salía del navío.
A la mañana siguiente, lunes, cuando el pesquero calpino PEÑON DE IFACH  salía a sus labores de pesca diaria y todavía en la penumbra del amanecer, escucho unos gritos pidiendo auxilio, dirigiéndose a donde procedían, encontraron a 9 hombres  ateridos de frio,  asidos a una balsa boca abajo, los subieron a bordo y les ofrecieron café caliente, comida y mantas, por señas les hicieron saber que todavía quedaban mas náufragos, pero dando un rodeo no vieron a nadie más, optando por regresar a puerto.
Ese día la pesca fue nula, pero regresaron con el convencimiento de haber realizado una labor humanitaria
Se trataba del submarino alemán U-78 perteneciente a la 29ª flotilla de la Kriesgmarine con base en el puerto italiano de La Spezia de 769 tn de r.b. que si bien no era de los más grandes (las grandes llegaron a tener 1.200 tn de r.b.) si era moderno, puesto que había entrado en servicio año y medio antes de su hundimiento, con un tripulación de
47 marinos, incluido su comandante, un joven oficial llamado Otto Hartmann que contaba ta solo 26 años de edad. Dos embarcaciones de Altea, La Mari Paqui y la Mauricio, sacaron del mar 5 cadáveres.
En total hubo 36 fallecidos, 2 desaparecidos y  9 supervivientes. Los supervivientes fueron alojados en la fonda Querol de Calpe, los fallecidos serían trasladados a  Alicante, para después ser enterrados definitivamente en el cementerio militar alemán de Cuacos de Yuste (Cáceres). Treinta y seis hombres, incluidos su comandante Otto Hartmann están enterrados en dicho cementerio.
En reconocimiento a la labor de salvamento de los náufragos del submarino, los tripulantes de la embarcación PEÑON DE IFACH, recibieron del agregado naval de la embajada alemana , un reloj de pulsera y mil pesetas (de la época)  a repartir entre toda la tripulación. Por su parte, el patrón de la embarcación Andrés Perles, recibió a través del cónsul alemán en Alicante la condecoración de la Orden del Mérito del Águila Alemana y el armador del barco un diploma en reconocimiento por la labor de su tripulación.
Sobre el año 2005, el realizador de TV Fernando Navarrete (afincado en Calpe)  quiso hacer una película sobre esta historia. Para ello  contactó con el único superviviente del submarino alemán Ernt Peter y con el aviador Edgar P. Castell, que fue el que lanzo la carga que hundió al submarino, ambos se mostraron encantados y volvieron a Calpe,
Lo que no sé,  es como ha quedado el asunto.
No hace mucho tiempo y hablando de este tema con un calpino, me comentaba que sería posible reflotar el submarino y dedicarlo a una atracción turística, puesto que hay muchas fotografías tomadas por submarinistas en las que se aprecia que se encuentra en buen estado y solo está hundido a unos 80 mts. de  profundidad.
Y finalmente ¿existió el submarino de Cullera?  de existir......¿era el mismo que patrullaba por estas costas?,   eso lo dejo a la imaginación del lector.
Vissent Lluis Lliopis