Oci Cullera

¡VIVA LOS NOVIOS! Samuel Chambo y Reyes Molina
¡VIVA LOS NOVIOS! Samuel Chambo y Reyes Molina
15/10/2012
El destino caprichoso se le antojó un día que 25 días después de nacer yo, llegaras tú convirtiéndote oficialmente en mi tía.

Desde ese mismo momento vivíamos la vida juntas, creciendo, jugando, compartiendo.
Recuerdo especialmente nuestro primer nenuco, aquella mochilita de cuadros, el carbón, que por muy bien que nos portáramos, siempre nos lo traían los reyes… Ah! Y aquella vez que quemamos una silla con una plancha… pero sobre todo recuerdo nuestros veranos en Santa Marta.
En fin, éramos TÚ y YO y de pronto llegó Adrián, que te conquistó con su sonrisa, pero poco después se unió a nosotros Alba, que confiesa no reconocerte como su tía, sino como su hermana mayor. Ah! Y como su “vestidor particular…” ¡que mona ella, con sus sombreros! Y ahora te dejo con aquel muñeco rubio del que eres madrina.
Tía como eres mi madrina quiero dedicarte unas palabras, porque eres la que más me cuida, también la que más me regaña, la que me ayuda en mis estudios y la que me llena de regalos… mis primeras botas de fútbol, la consola de juegos… y mucho más. Deseo que seas muy feliz en tu nueva vida de casada.
Y seguimos, porque estamos a la mitad. Después de Marc, nació Neus. Una inmensa nube de paz y tranquilidad, que se convierte en la niña de todos los primos. Y por último… ¡Tatachan! Héctor, el magnífico, el artista, el bichito de la familia. Él es el que más se parece a ti, por no decir que le vemos a él y te vemos a ti de pequeña. Debe ser por ese gran parecido por el que está tan enamorado de Samuel, le debe haber conquistado con las mismas armas que a ti.
Y a partir de aquí… ¿qué más decir? Que pasamos de ser TÚ y YO a ser NOSOTROS. Una gran piña donde se confunden TÍA y SOBRINOS en una misma fiesta familiar de esas que llenan las casas de alegría.
Por eso, tus sobrinos queremos regalarte esta modesta carta, estas palabras sentidas que te hagan saber lo mucho que te queremos.
Ángeles, Adrián, Alba, Marc, Neus y Héctor.